Voz, artes escénicas y acción social

Voz, artes escénicas y acción social

Voz y acción social

En Julio 2020 tuve la oportunidad de trabajar por primera vez junto a la asociación catalana creART. Se trata de una asociación especializada en artes escénicas y acción social, liderada por Nathalie Coma y Carolina Llacher, que realiza un trabajo fino y riguroso vinculando las herramientas de las artes escénicas con las necesidades de diferentes entidades y actores sociales. CreART pretende impulsar un espacio de intercambio y aprendizaje para chicos y chicas con interés por la expresión corporal y la creación, y que quieren adquirir nuevos aprendizajes relacionados con la danza, el teatro y la música. Esta vez trabajamos, junto a Virginia Zaldivar y Maria Paz Marciano, con adolescentes entre 12 y 18 años, en el casal d’estiu de Sant Viçent de Montalt.

El arte de los encuentros

Fue Virginia Zaldivar, cantante, compositora y actriz catalana, con la que había trabajado en 2015 junto a La Fura del Baus en París, quien pensó en mí para este desafío artístico y pedagógico. “La Voz en Movimiento no es un curso de canto tradicional” – les expliqué en un principio. El equipo confió plenamente en mi trabajo, dándome toda la libertad y confianza para poder crear el encuentro de estos jóvenes con sus voces. Esta es una invitación que no paro de agradecer, ya que el encuentro con estos jóvenes y con el equipo de creART se dio de manera muy fluida y se crearon lazos muy fuertes.

Modificar el tejido social a través de la voz

Creo que encontrarse con otros a través de un trabajo artístico permite crear vínculos profundos y sinceros de manera muy rápida, ya que el arte nos ayuda a sobrepasar el encuentro meramente social. Vas conociendo al otro a través de cada ejercicio, de cada palabra, de cada sonido… y de pronto te emocionas al ver un adolescente, aparentemente conflictivo, con un contexto familiar complejo, improvisando una canción de amor a una compañera frente a todos los demás. Parece simple, pero solo por ese momento de gran intensidad vivido juntas.os, la visión de ese chico de sí mismo y la percepción de los demás hacia él puede cambiar, modificando así el tejido social.

Despertar el imaginario vocal

Este trabajo fue un hermoso desafío y una forma de poner la voz al servicio del trabajo social que esta asociación realiza con adolescentes. Mezclando los aspectos lúdicos, sensibles y creativos que la voz y el cuerpo nos permiten, tuvimos varias sesiones de trabajo que ayudaron a los adolescentes a liberarse y a expresarse a través de la voz.

La voz nos permitió respirar, liberar tensiones, jugar con diferentes personajes, expresar emociones y cantar, entre otras cosas que nos fueron permitiendo liberar el imaginario vocal de los participantes. Así, se fueron dejando de lado los prejuicios y bloqueos sociales propios de la edad, para mostrarnos un poco de su intimidad. ¡Una joya de encuentro humano y un bello trabajo!